Heterogeneidad en la comunidad asexual

English version

Esta entrada es una colaboración para el carnaval de blogs, que este mes trata sobre diferentes formas de ser asexual. La he traducido del inglés, que es el idioma de este carnaval, por sugerencia de su anfitriona.

A pesar de no haber dos asexuales iguales, incluso dentro de cada subcategoría, todavía percibo una gran división entre románticos y arrománticos. Aunque la frontera entre ambos es borrosa, habiendo una amplia y diversa zona gris, todavía encuentro útil la distinción entre románticos y arrománticos. Mientras que la división entre asexual con y sin libido, la cual completa el modelo ABCD ahora obsoleto, tiene que ver con asuntos más privados, la división según la atracción romántica tiene que ver con cómo los asexuales se comportan socialmente, en especial respecto al emparejamiento. Tenemos que lidiar con presiones sociales muy diferentes. En mi primera quedada asexual, el anfitrión dijo en la presentación “supongo que todo tenéis experiencia sexual”, a lo que yo respondí “ni la tengo, ni me he visto presionado a tenerla”. La clave estaba en que yo era el único arromántico en la quedada y esto hacía mis experiencias acerca del sexo muy diferentes de las de los demás. Aunque hay quienes, siendo arrománticos e ignorándolo, sucumben a la presión por emparejarse y así tienen que soportar también la presión por practicar sexo, la mayoría de las experiencias que he oído de asexuales podrían clasificarse grosso modo como, bien felizmente solteros y célibes, bien en pareja y con problemas acerca del sexo. Cada grupo suele sentir una sola de las susodichas presiones sociales, con excepciones. Por ejemplo, algunos chicos felizmente solteros, ya aceptados como solteros empedernidos, sufren presión para echar un polvo.

Al contrario que la división discutida en el párrafo anterior, que puede reconocerse a partir de la historia de cada asexual, hay otro dato que debería proporcionarse para saber de dónde viene cada asexual y cómo les trata la sociedad: el sexo asignado al nacer. No me refiero a la identidad de género, que suele proporcionarse en el perfil de usuario, sino del sexo asignado al nacer, el que es socialmente reconocido, en especial por los más conservadores, salvo que vivan como su género preferido manteniendo en secreto su sexo. Mientras que la identidad de género es necesaria para tratar con respeto a los demás usuarios, el sexo al nacer es necesario para entender adecuadamente las reacciones sociales y poder aconsejar más acertadamente. Cuanto más conservadora sea la sociedad donde vive el asexual, más relevante será el sexo asignado al nacer. Yo soy un chico cis y así lo tengo puesto en mi perfil. Si fuera trans y no me sintiera identificado con mi sexo de nacimiento, consideraría alguna fórmula para hacerlo saber en mi perfil. Pero, aludiendo al tema del mes pasado, es una decisión de privacidad personal qué datos compartir en la red.

A pesar de su utilidad en las presentaciones, las categorías antes discutidas no son divisiones nítidas, pues Natura non facit saltus [la Naturaleza no hace saltos]. No debemos reemplazar un estereotipo homogéneo de la asexualidad por un conjunto discreto de ellos, pues incurriríamos en el mismo error a otro nivel. Quiero finalizar traduciendo una palabras del Informe Kinsey:

El mundo no se divide entre ovejas y cabras. No todo es blanco o negro. Es un fundamento de la taxonomía que la naturaleza raramente trata con categorías discretas. Sólo la mente humana inventa categorías y trata de forzar los hechos en nichos separados. El mundo vivo es un continuo en cada uno de sus aspectos. Cuanto antes aprendamos esto en relación al comportamiento sexual humano, antes llegaremos a un claro entendimiento de las realidades del sexo.

PD. Otra división, en este caso dentro de la comunidad arromántica, se discute en esta entrada de A Life Unexamined. A grandes rasgos, separa los arros dirigidos al emparejamiento o a la soltería. El estereotipo de arromántico que mencioné se correspondería con el de aquéllos dirigidos a la soltería. De todos modos, la conclusión de la autora es similar a la mía.

Anuncios

3 respuestas a Heterogeneidad en la comunidad asexual

  1. Quizás, más que “sexo asignado al nacer”, sería más acertado decir “género percibido socialmente”? Porque la reacción no va a ser la misma para un hombre cis que para una mujer trans que “pase” como cis.

    Aunque no me quedó totalmente claro si, cuando hablas de las diferencias de percepción en ese caso, te refieres a la respuesta que otros tienen a su asexualidad de acuerdo al género que le asignan, o a la relación que esa persona tiene con su asexualidad de acuerdo a los roles que ha internalizado por el sexo que le que asignaron. O ambos.

  2. Isaac dice:

    Gracias por tu comentario. Me refería, sí, a las reacciones de la gente, en especial a la más cercana, que, en el caso trans, suele haber conocido a la persona antes de que saliera del armario. Por eso me pareció que simplemente “pasar” no era suficiente, pues eso sólo basta para las reacciones de las personas con que nos encontramos de pasada, sino que la excepción que debía hacerse era lo que en inglés dicen “stealth” y que en español tuve que explicar con la paráfrasis “salvo que vivan como su género preferido manteniendo en secreto su sexo”. Igual sí debería haber hablado del género socialmente asignado, en lugar del sexo de nacimiento, para no tener que hacer excepciones. Espero haberme explicado.

  3. Hablando del círculo cercano, que conoce el género que le asignaron al nacer, sí que puede hacer sentido, si.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s