¿Son los asexuales mayoritariamente negros?

30 agosto 2017

Creía que el tipo de falacias en las que incurría la prensa al hablar de asexualidad eran del tipo descrito en Refutado =/= no demostrado, como la falacia ad ignorantiam, basadas en confundir dos conceptos similares pero diferentes. Hoy me ha sorprendido un reportaje publicado el lunes (Martínez, 2017) que, citando a Bogaert (2004), afirma lo siguiente:

Los asexuales eran de mayor edad que el resto, con más probabilidad de ser mujeres que hombres, más pobres, mayoría de raza negra y con una escasa educación.

Si bien es cierto que Bogaert (2004) obtiene una media de edad superior para los asexuales y similares resultados promedios en pobreza y educación, así como un escaso 30% de varones frente 43% de los que completaron la encuesta, la afirmación de que la mayoría de los asexuales sean de raza negra está completamente infundada en los datos de este trabajo. Aunque los datos de edad y educación han sido superados por estudios posteriores (Greaves et al., 2017) y la desproporción de mujeres confirmada en este mismo trabajo, que distingue el sexo del género, en esta entrada me centraré en el dato racial.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Mi investigación favorita sobre asexualidad

11 agosto 2017

English version

Me alegro de enterarme de que el testigo de Asexual Explorations en compilar una bibliografía de investigación sobre asexualidad ha sido regido por Asexual Research en la plataforma Zotero [ver presentación]. De este modo he encontrado artículos recientes que vuelven sobre mi trabajo de investigación asexual favorito de todos los tiempos, Storms (1980). La razón por la que me gusta el artículo de Storms es por su modelo bidimensional de orientación sexual, que he descrito previamente en este blog [1, 2] y, en pocas palabras, considera las atracciones heterosexual y homosexual como ejes perpendicular, obteniendo cuetro regiones: heterosexualidad, homosexualidad, bisexualidad y asexualidad. Este modelo mejora la escala de Kinsey, considerando la asexualidad una orientación sexual completamente legítima, en lugar de un punto aislado fuera de la escala.

Lee el resto de esta entrada »


El cuadrado de Storms como un modelo para la educación

11 julio 2017

English version

En su propio nombre, AVEN tiene dos objetivos: visibilidad y educación. Aunque está entrelazados, este mes nos fijaremos en la educación. Todo esfuerzo de visibilidad educa enseñando a la gente que la asexualidad existe, pero quizá no en profundidad, y todo esfuerzo de educación visibiliza su objetivo, aunque quizá no de la forma más efectiva. Por supuesto, no es lo mismo tratar de educar a la población general, a la gente LGBT o a sus aliados. Uno puede profundizar más con las dos últimas poblaciones a causa del conocimiento compartido. Nótese que todavía hay gente que sólo es capaz de representarse un modelo binario hetero/gay o, if si llegan a concebir un espectro, es el espectro de mariconismo, que empieza por hetero, sigue por cis-gay y termina con trans, mezclando churras con merinas.

Como cualquier lector de mi blog puede haberse figurado al leer esta y esta enteradas, yo soy fan del cuadrado de Storms, y lo encuentro adecuado para la educación a varios niveles. En el más sencillo de ellos, muestra cómo la asexualidad es el la pieza que falta en el puzzle de la orientación, previniendo la respuesta “y cuántas orientaciones más?”. De este modo, podemos representarnos las cuatro orientaciones cardinales: heterosexualidad, homosexualidad, bisexualidad y asexualidad. Esta imagen, aparte de encuadrar la asexualidad como una orientación sexual, también previene las confusiones habituales con la antisexualidad o la abstinencia.

Un paso más allá de la lectura cuaternaria del cuadrado de Storms, uno puede introducir el área gris, incluyendo la demisexualidad, but con la advertencia de que las cuatro orientaciones cardinales vienen antes y que un demisexual aún tiene una orientación sexual para su atracción sexual. Yo lo compararía con el género gramatical en castellano. Hay dos géneros gramaticales en castellano estándar, masculino y femenino, junto con un neutro vestigial, pero luego existen cierto fenómenos en relación al género, como el género común, el género ambiguo o el género epiceno. Estos fenómenos no son género, y requieren de los dos géneros cardinales para su explicación. Por ejemplo, una palabra no puede tener epiceno por su género, sino que será masculina o femenina. Una palabra epicena femenina como “persona” es una palabra femenina, y su género epiceno significa que su género femenino tiene preferencia sobre el género de su referente. Del mismo modo, un demisexual hetero es heterosexual; su demisexualidad explica cómo funciona su atracción, no adónde está orientada.

Finalmente, el cuadrado de Storms es un modelo científico, publicado en 1980, lo que lo hace válido también para educar a profesionales. Otra ventaja del modelo de Storms es que es puede reproducir para la atracción romántica, dejando claro que las orientaciones sexual y romántica son esencialmente diferentes, aunque usualmente estén alineadas. Creo que es positivo introducir el modelo de atracciones separadas tan pronto como se trata con la atracción romántica de cara a evitar mitos como identificar asexualidad y arromanticismo o, peor, pensar que la atracción romántica es universal. Con el mismo cuadrado se puede explorar más lejos, no sólo la orientación romántica, sino también la platónica y la social.

El cuadrado de Storms no el la panacea, ya que ignora los género no binarios, pero es un gran modelo para educación en varios niveles.


Heterogeneidad en la comunidad asexual

11 enero 2017

English version

Esta entrada es una colaboración para el carnaval de blogs, que este mes trata sobre diferentes formas de ser asexual. La he traducido del inglés, que es el idioma de este carnaval, por sugerencia de su anfitriona.

A pesar de no haber dos asexuales iguales, incluso dentro de cada subcategoría, todavía percibo una gran división entre románticos y arrománticos. Aunque la frontera entre ambos es borrosa, habiendo una amplia y diversa zona gris, todavía encuentro útil la distinción entre románticos y arrománticos. Mientras que la división entre asexual con y sin libido, la cual completa el modelo ABCD ahora obsoleto, tiene que ver con asuntos más privados, la división según la atracción romántica tiene que ver con cómo los asexuales se comportan socialmente, en especial respecto al emparejamiento. Tenemos que lidiar con presiones sociales muy diferentes. En mi primera quedada asexual, el anfitrión dijo en la presentación “supongo que todo tenéis experiencia sexual”, a lo que yo respondí “ni la tengo, ni me he visto presionado a tenerla”. La clave estaba en que yo era el único arromántico en la quedada y esto hacía mis experiencias acerca del sexo muy diferentes de las de los demás. Aunque hay quienes, siendo arrománticos e ignorándolo, sucumben a la presión por emparejarse y así tienen que soportar también la presión por practicar sexo, la mayoría de las experiencias que he oído de asexuales podrían clasificarse grosso modo como, bien felizmente solteros y célibes, bien en pareja y con problemas acerca del sexo. Cada grupo suele sentir una sola de las susodichas presiones sociales, con excepciones. Por ejemplo, algunos chicos felizmente solteros, ya aceptados como solteros empedernidos, sufren presión para echar un polvo.

Al contrario que la división discutida en el párrafo anterior, que puede reconocerse a partir de la historia de cada asexual, hay otro dato que debería proporcionarse para saber de dónde viene cada asexual y cómo les trata la sociedad: el sexo asignado al nacer. No me refiero a la identidad de género, que suele proporcionarse en el perfil de usuario, sino del sexo asignado al nacer, el que es socialmente reconocido, en especial por los más conservadores, salvo que vivan como su género preferido manteniendo en secreto su sexo. Mientras que la identidad de género es necesaria para tratar con respeto a los demás usuarios, el sexo al nacer es necesario para entender adecuadamente las reacciones sociales y poder aconsejar más acertadamente. Cuanto más conservadora sea la sociedad donde vive el asexual, más relevante será el sexo asignado al nacer. Yo soy un chico cis y así lo tengo puesto en mi perfil. Si fuera trans y no me sintiera identificado con mi sexo de nacimiento, consideraría alguna fórmula para hacerlo saber en mi perfil. Pero, aludiendo al tema del mes pasado, es una decisión de privacidad personal qué datos compartir en la red.

A pesar de su utilidad en las presentaciones, las categorías antes discutidas no son divisiones nítidas, pues Natura non facit saltus [la Naturaleza no hace saltos]. No debemos reemplazar un estereotipo homogéneo de la asexualidad por un conjunto discreto de ellos, pues incurriríamos en el mismo error a otro nivel. Quiero finalizar traduciendo una palabras del Informe Kinsey:

El mundo no se divide entre ovejas y cabras. No todo es blanco o negro. Es un fundamento de la taxonomía que la naturaleza raramente trata con categorías discretas. Sólo la mente humana inventa categorías y trata de forzar los hechos en nichos separados. El mundo vivo es un continuo en cada uno de sus aspectos. Cuanto antes aprendamos esto en relación al comportamiento sexual humano, antes llegaremos a un claro entendimiento de las realidades del sexo.

PD. Otra división, en este caso dentro de la comunidad arromántica, se discute en esta entrada de A Life Unexamined. A grandes rasgos, separa los arros dirigidos al emparejamiento o a la soltería. El estereotipo de arromántico que mencioné se correspondería con el de aquéllos dirigidos a la soltería. De todos modos, la conclusión de la autora es similar a la mía.


Otros modelos bidimensionales

3 agosto 2015

Reanudo la serie Orientaciones Sexuales que dejé interrumpida hace 5 años. Recordamos la escala de Kinsey, que se discutió en Bisexualidad y el espectro y que, coloreada como un arcoíris, queda de la siguiente manera.
Escala de Kinsey coloreada como un arcoíris
Al espectro unidimensional que va de 0 a 6, se añade un punto aislado X de los asexuales. En Más allá del espectro bisexual discutimos el modelo de Storms, que separa las componentes heterosexual y homosexual, dando lugar a un cuadrado con las cuatro orientaciones sexuales cardinales: heterosexual, homosexual, bisexual y asexual. Pasando a coordenadas polares este modelo, podemos expresar la posición en el espectro por intensidad de la atracción (el módulo) y grado de Kinsey (el argumento), como viene representado en el siguiente gráfico.
El modelo de Storms en coordenadas polares
La diferencia entre ambos sistemas de coordenadas es la misma que los sistemas de regulación del agua caliente para la ducha. Los más sencillos, que tienen una llave diferente para al agua fría y para el agua caliente, serían como el modelo de Storms. Los más sofisticados, que tienen un regulador de la temperatura y una llave que regula el flujo, serían como las coordenadas polares, siendo el paralelismo entre la temperatura y la escala de Kinsey y entre el flujo de agua y la intensidad de la atracción. Obsérvese que cuando la llave del flujo está cerrada, da igual la posición del regulador de la temperatura.

Mientras en el ámbito académico surgió el modelo de Storms, en los foros de Internet nació el triángulo de AVEN. Este triángulo es equilátero con el vértice hacia abajo. Sobre el lado superior se situaba la escala de Kinsey, entendiendo que las paralelas a este lado eran también escalas de Kisney pero con intensidad decreciente según se baja, hasta llegar al vértice inferior, el punto X de Kinsey, donde la escala de Kinsey confluye porque faltando la atracción no hay diferencia. Este triángulo oscurece la región hiposexual, destacándola. El siguiente dibujo compara el triángulo de AVEN con los modelos anteriores.
Triángulo de AVEN

Para saber más sobre el origen del triángulo de AVEN, ver esta historia de la comunidad asexual (en inglés) que se encuentra en Asexual Explorations.


Asexual =/= asexuado

22 septiembre 2014

Tenía esta entrada en borrador desde hace 4 años, pero la entrada Assexuado ou assexual? de la comunidad asexual lusófona me ha hecho retomarla con nuevos datos. Antes había observado que, si bien en inglés se utiliza sólo “asexual”, en portugués incluso los asexuales (al menos brasileños) utilizan también “assexuado”, pero en castellano “asexuado” no es sinónimo de “asexual”. En castellano asexuado significa “carente de sexo” (DRAE) o “de diferenciación sexual” (Moliner). Se puede utilizar para referirse a una especie que no diferencia sexos en sus individuos o a un individuo de una especie sexuada que no se ha desarrollado como ninguno de los sexos de su especie. Por ejemplo, un embrión humano es asexuado, y lo continúa siendo el feto hasta el comienzo de la diferenciación sexual. En esta acepción, asexuado completaría un cuadrado de Storms para el sexo junto con macho, hembra y hermafrodita. Lee el resto de esta entrada »


Hetero =/= straight

18 septiembre 2014

Recientemente he descubierto el blog Een blog over aseksualiteit que sirve de puente entre las comunidades asexuales en lengua inglesa y holandesa. Entre otras cosas tratan de la dificultad de traducción entre ambas lenguas, algunas de sus consideraciones son también aplicables al castellano. Por ejemplo, aunque en español la palabra “as” se puede utilizar como término positivo para los asexuales, la palabra inglesa “ace” tiene significados y connotaciones que aquélla no tiene. Pero la entrada que más me ha llamado la atención ha sido ésta, que trata sobre la palabra inglesa “straight”. Publiqué un comentario en inglés y una entrada en AVENes en castellano sobre este tema, que voy a tratar de explicar a continuación. Lee el resto de esta entrada »