Mi investigación favorita sobre asexualidad

11 agosto 2017

English version

Me alegro de enterarme de que el testigo de Asexual Explorations en compilar una bibliografía de investigación sobre asexualidad ha sido regido por Asexual Research en la plataforma Zotero [ver presentación]. De este modo he encontrado artículos recientes que vuelven sobre mi trabajo de investigación asexual favorito de todos los tiempos, Storms (1980). La razón por la que me gusta el artículo de Storms es por su modelo bidimensional de orientación sexual, que he descrito previamente en este blog [1, 2] y, en pocas palabras, considera las atracciones heterosexual y homosexual como ejes perpendicular, obteniendo cuetro regiones: heterosexualidad, homosexualidad, bisexualidad y asexualidad. Este modelo mejora la escala de Kinsey, considerando la asexualidad una orientación sexual completamente legítima, en lugar de un punto aislado fuera de la escala.

Estudios recientes que vuelven sobre el de Storms (Fernández, Quiroga, Rodríguez, 2006; Fernández, Quiroga, del Olmo, Buizza, Imbasciati, 2009; Fernández, Quiroga, Icaza, Escorial, 2012) discuten la dimensionalidad de la atracción sexual. Ellos rechazan formalmente las hipótesis de Storms de independencia de los ejes, pero basados en datos deficientes. Observando las muestras de estos estudios, hay muy pocos bisexuales, incluso tan pocos como asexuales, luego la correlación negativa es un fenómeno necesario en este caso. Storms tomó tres muestras por auto-identificación como heterosexual, homosexual o bisexual (ya que la categoría asexual aparecería como resultado del análisis) de cara a prevenir este fenómeno, luego su conclusión sigue siendo válida.

Pero no sólo estableció Storms (1980) la asexualidad como una orientación sexual, sino que también demostró la independencia entre la orientación sexual y los roles de género. Puedo creer que, en aquella época, la orientación sexual se confundiera con los roles de género incluso en el ámbito académico, pero 37 años más tarde parece que esta hipótesis de trabajo no ha desaparecido del imaginario popular. Peor aún, ya que los académicos de la época de Storms consideraban modelos bidimensional para el género, mientras que la gente que vincula gay con afeminado considera un modelo unidimensional de género a lo sumo. Ha vuelto sobre este tema por el mismo equipo que que lo hizo sobre la dimensionalidad de la orientación sexual (Fernández, Quiroga, del Olmo, 2006a, 2006b), confirmando la conclusión de Storms sobre la independencia de la orientación sexual y los roles de género.

Otro artículo relevante para la comunidad asexual, aunque no explícitamente sobre asexualidad, es Diamond (2003), que apoya el modelo de atracciones separadas distinguiendo entre atracciones sexual y romántica a nivel biológico. Según ella, estos dos tipos de atracción son mecanismos biológicos separados, pero que pueden afectarse mutuamente. La influencia de la atracción romántica sobre la atracción sexual es una base para explicar la demisexualidad. Diamond y Dickenson (2012) volvieron sobre este tema por medio de la neuroimagen, apoyando las conclusiones originales y, por tanto, el modelo de atracciones separadas.

Bibliografía:

  • Lisa M. Diamond, 2003. What does sexual orientation orient? A biobehavioral model distinguishing romantic love and sexual desire. Psychological Review, vol. 110, nº 1, pp. 173-192.
  • Lisa M. Diamond, Janna A. Dickenson, 2012. The neuroimaging of love and desire: Review and future directions. Clinical Neuropsychiatry, vol. 9, nº 1, pp. 39-46.
  • Juan Fernández, María Ángeles Quiroga, Vanessa J. Icaza, Sergio Escorial, 2012. Dimensionality and transcultural specificity of the Sexual Attraction Questionnaire (SAQ). The Spanish Journal of Psychology, vol. 15, nº 1, pp. 323-333.
  • Juan Fernández, María Ángeles Quiroga, Isabel del Olmo, 2006a. Is sexual attraction independent of the instrumental and expressive traits? The Spanish Journal of Psychology, vol. 9, nº 2, pp. 162-170.
  • Juan Fernández, María Ángeles Quiroga, Isabel del Olmo, 2006b. Is there any relationship between sexual attraction and gender typology? The Spanish Journal of Psychology, vol. 9, nº 1, pp. 3-9.
  • Juan Fernández, María Ángeles Quiroga, Isabel del Olmo, Chiara Buizza, Antonio Imbasciati, 2009. Temporal stability and cross-national consistency of the dimensional structure of the Sexual Attraction Questionnaire (SAQ). The Spanish Journal of Psychology, vol. 12, nº 12, pp. 725-736.
  • Juan Fernández, María Ángeles Quiroga, Antonio Rodríguez, 2006. Dimensionalidad de la atracción sexual. Psicothema, vol. 18, nº 3, pp. 392-399.
  • Michael D. Storms, 1980. Theories of sexual orientation. Journal of Personality and Social Psychology, vol. 38, nº 5, pp. 783-792.